Afilado
Productos y materiales para el afilado de todo tipo de herramientas y cuchillos. La gama de productos se puede dividir en 3 partes: - Motores de afilar Tormek y accesorios - Piedras de afilar de Arkansas - Piedras de afilar Japonesas

Afilado No hay productos en esta categoría

Subcategorías

  • Afiladoras Tormek
    Testado y probado durante muchos años el sistema de afilado al agua Tormek cumple con las exigencias de cualquier profesional. El sistema basado en un régimen de bajas revoluciones y una muela especial de Gr. 220 refrigerada por agua garantiza el afilado de las herramientas, evitando en todo momento un sobrecalentamiento que pudiera estropear la herramienta. El disco para el asentado eliminará cualquier resto de material en la hoja, dejando un filo liso y duradero sin necesidad de pasar la posterior piedra de asentado manual. Herramientas difíciles de afilar; gubias, herramientas de torno, cuchillos, etc. no son ningún problema gracias a los dispositivos y al soporte, que evitan el tener que afilar a pulso.
  • Piedras de Arkansas
    Piedras de afilar de Arkansas al aceite, originales de la zona de Quachita (EE.UU). Se trata de piedras naturales de Arkansas para afilar herramientas, este tipo de piedra es extremadamente resistente al desgaste y son muy recomendadas para el afilado / asentado de herramientas de talla/torno y herramientas donde el filo no es plano. Hay que resaltar que estas piedras son naturales y originales, ya que también se pueden fabricar artificialmente piedras de Arkansas mediante un composición química. El grano aproximado de las piedras de Arkansas naturales es de 6000-8000. Las piedras negras de Arkansas son más duras que las piedras blancas/grises.
  • Piedras Japonesas...

    Piedras japonesas de afilado al agua. Las piedras japonesas de afilar son las mejores piedras para afilar cuchillos y herramientas, su estructura de poro abierto hace que durante el proceso del afilado continuamente se renueven las partículas que están en fricción con el cuchillo, esto permite que constantemente hayan partículas nuevas que realizan la tarea de afilado y asentado. Según la operación que vayamos a realizar, necesitaremos una piedra de más o menos grano: - Si necesitamos recuperar el filo o la hoja está dañada, un piedra entre grano 120 y 400 será la adecuada. - Para el afilado nuestra recomendación es una piedra entre grano 700 y 1200. - Para el asentado, quitar rayaduras o rebabas se puede empezar con una piedra de grano 2000. A partir de aquí, no hay límite, pero granos superiores a 10000 no proporcionan muchas mejoras en el filo. Nuestra recomendación es una piedra de afilar al agua de grano 8000 para personas con experiencia. Para principiantes nuestra recomendación son piedras entre grano 3000 y 6000. En un principio se recomienda tener tres piedras, una para el pre-afilado, otra para el afilado y una última para el asentado/bruñido. En afilados ocasionales, una opción muy interesante es una piedra japonesa combinada (piedra con dos granos). El tamaño dependerá de la relación precio-rapidez, cuanto más grande sea la piedra más rápido se realiza la tarea de afilado. Las piedras pequeñas funcionan igual de bien, únicamente se necesita más tiempo.

  • Piedras perfiladas

    Piedras japonesas perfiladas para el afilado de gubias y herramientas de talla.

  • Accesorios afilado

    Accesorios y complementos para el afilado de herramientas.

  • Piedras de diamante
    Piedras de diamante para el afilado de herramientas. Piedras de diamante de alta calidad, la firma DMT es la compañía líder en la fabricación de piedras de diamante. Estas piedras son fabricadas con suma precisión y altamente resistentes y muy efectivas. Fabricadas a partir de "diamantes monocristalinos" garantizan una velocidad notable en el proceso de afilado, incluso en el afilado de aceros duros. Las piedras permanecen completamente planas y son altamente recomendables para el afilado de cuchillas de cepillo, formones, cuchillas de ebanista así como materiales no metálicos (vidrio, cerámica, etc...). Recomendamos humedecerlas con agua y afilar con una pequeña presión.